Pai Julio de Oxum

OGÚM el general de umbamda

EL TEMPERAMENTAL SEÑOR DE LA GUERRA

Orixa del metal y de la guerra. Ogum es uno de los dioses africanos más conocidos entre nosotros, a través de su sincretismo con San Jorge. Las leyendas al respecto, hablan de un temible guerrero, siempre envuelto en batallas para aumentar sus dominios; impetuoso y justiciero, alza por sobre todo el concepto de honra. Ogum tiene numerosos puntos de contacto con el modelo de héroe que el cine norteamericano glorificó.

Ogum como personaje histórico, es señalado como el hijo mayor de Odudua, el fundador de Ifè (ciudad de Nigeria, considerada capital religiosa de los yorubas. Según esa línea de investigación, era un hombre extremadamente guerrero, cuya principal función era la de mandar el ejército de su ciudad estado en invasiones frecuentes a los reinos vecinos, saqueando los estados derrotados y ampliando el área de poder de su linaje. Por eso, Ogum es el Orixa de la guerra, del combate y de la competición. Uno de los sincretismos más obvios que ocurrieron a partir de esa imagen es la asociación entre él y San Jorge, el santo guerrero del cristianismo. Es por lo tanto, el protector de los militares y de los combatientes en general. Por extención es el Orixa de los que producen las armas de guerra, los herreros. Se identifica básicamente con el hierro, tanto por la importancia marcial del metal en la construcción de armas, como también por tener un temperamento resuelto, duro y vigoroso, fácilmente comparado a la inflexibilidad e indestructibilidad (por lo menos, gran capacidad de resistencia) del metal.

Actualmente, una serie de otras profesiones fueron consagradas a Ogum, como barberos, almaceneros, carpinteros, escultores, mecánicos, metalúrgicos, chóferes, etc.Siendo hermano de Exù, Ogum tiene muchas cosas en común con él. Además del carácter inestable y arrebatado, Ogum, también tiene dominio sobre los caminos. Si Exù es el dueño de las encrucijadas, asumiendo las responsabilidades del "tráfico", de determinar lo que puede o no pasar, Ogum es el dueño de los caminos en si, las relaciones que se establecen entre las diferentes localidades. Así, una de las características arquetípicas atribuidas a los hijos de Ogum, es el gusto por los viajes, por las mudanzas, por el "correr el mundo", teniendo dificultades para establecerse de manera permanente en algún lugar. Reforzando ese aspecto, Ogum no era una figura que se preocupase con la administración del reino de su padre.

A pesar de haberlo substituido en ocasiones necesarias, toda la acción de Ogum era la de expandir el territorio, conquistar y saquear, dejando a sus subordinados e hijos, la dirección de estos nuevos territorios. Los lugares consagrados a este Orixa, son todos al aire libre. Por tradición es un Orixa muy respetado. Hablar algo en nombre de Ogum, concede una gran firmeza, encubre un concepto honrado inalterable al garantizar la veracidad del hecho, algo comparable a "jurar por Dios" de los católicos. En el umbanda, también son acreditadas a Ogum, las demandas judiciales. Ya el candomblè más tradicional, separa esa función para el dominio de Xangò .Para Ogum, la justicia, la verdad, son importantes. Pero, su ocupación no es determinar quien tiene la verdad o quien está errado, sólo debe hacer prevalecer la justicia. Por lo tanto, es justiciero, mas sin la gravedad de Xangò, ni su autoridad casi legal.

Al contrario, Ogum es el que hace justicia con sus propias manos, emprendedor y decidido, jamás dejando para otros, lo que juzga como su problema.

Una cólera trascendente

Esa impetuosidad y autoridad, es la raz6n principal que hace a Ogum ser el primer Orixa saludado después de Barà. Según Verger,"cuando Ogum se manifestad en el cuerpo de sus iniciados en trance, baila con aire marcial, agitando su Espada como para golpear a un adversario. Es entonces saludado con gritos de "Ogum ieee! (Hola, Ogum.Ogum siempre desfila al frente, abriendo camino para los otros Orixas en los días de fiesta ". El carácter temperamental y casi dramático de Ogum, trascendió casi en todas las leyendas.

Una de las más conocidas se refiere a la conquista de la Ciudad de lrè, donde un hijo suyo ocupa la jefatura de gobierno. Después de muchas campañas militares, Ogum retorna a esa ciudad. Las explicaciones de los malentendidos que ocurren luego, son diversas. Algunas dicen que Ogum se enojó por no ser reconocido. Otras cuentan que en aquel día, por fatal coincidencia, hubo una ceremonia donde nadie debía hablar, lo que hizo creer a Ogum que no lo habían reconocido.Además existen referencias y posibilidades de que Ogum no fue reconocido en la ciudad que un día conquistó, tratando entonces a sus habitantes como enemigos.

De cualquier forma, después de matar a algunos habitantes de iré Ogum, percibió el error que su cólera provoca. Mas de una vez, tenia crisis de arrepentimiento que sobrevenían a la furiosa explosión de su temperamento. Hasta que llega la conclusión de que no debía vivir más. Entonces bajó la punta de su espada y así como destruyo a sus enemigos, se destruyo a así mismo, y haciendo un gran agujero en el suelo desaparece por él hacia el interior de la tierra. Habría sido esa la gran y trascendente emoción que transformo al rey guerrero en un Orixa, un acto impetuoso